<
¡Regístrate ahora! Login Password

Estación Inalambrica Radio

<

Estación Inalambrica Radio<

Videoteca


lo que nos hace mal - oficial music video .mov

Buzz News

  • La Primera Edición del Hop Festival Venezuela llega a la Plaza Alfredo Sadel del 11 al 13 de noviembre
  • La Real Academia debuta con el EP Fundada en 1988
  • Zombies NO presenta el incisivo videoclip de Biometría en la Granja
  • Se celebró el Festival de Jazz del Hatillo a través de la #LaRutaPampero
  • Willbert Álvarez lanza nuevo videoclip Billetes a Ultramar”
  • Reyes Lanza el video clip de Sra María Rosa
  • Regresan los Premios Union Rock Show en su sexta edición
  • Boston Rex incursiona en el mundo del cine
  • TALLER DE PERIODISMO MUSICAL Biblioteca Los Palos Grandes
  • La Abuela Disco lanza oficialmente Generador


  • Toolbar de OidosSucios.Com
    <
    Estación Inalambrica Radio<



    TV y Cine
    300 El origen de un imperio: la otra cara de la historia

    300 El origen de un imperio: la otra cara de la historia

    11 de Marzo de 2014, 10:00 am



    Las segundas partes siempre dan miedo. Sobre todo cuando el Director no es el mismo y cuando se trata de una película épica que creó una estética en el cine como es el caso de 300. La película de 2006 (sí, parece que fue ayer y todavía se mantiene fresca) en su momento marcó un antes y un después en la utilización del Chroma Key (al ser grabada enteramente en pantalla verde creando paisajes, personajes y demás en postproducción) y también puso de moda las secuencias de acción donde se juega con las velocidades de cuadro (por ejemplo, teniendo a un personaje que corre a  toda velocidad, de pronto golpea a alguien en cámara lenta y después continúa su trayecto en el ritmo anterior). Esta puesta en escena particular y un guion excepcional (con un arco narrativo redondo, diálogos y escenas memorables) convirtió 300 en parte de la cultura pop del cine contemporáneo. Tuvo parodias y hasta el sol de hoy hay memes de Leónidas gritando This is Sparta! creando cientos de chistes. Es difícil tomar las riendas de la empresa de hacer una continuación de algo así y esperar que el producto esté a la altura. Una labor que 300: El origen de un imperio lleva a buen puerto sorprendiendo a todos de una forma bastante grata.

    300: El origen de un imperio, sigue relatando la invasión persa que inició en 300, pero esta vez desde el punto de vista de Grecia. Su protagonista es el General Temistocles (Sullivan Stapleton), un gran estratega y considerado por todos un héroe de guerra por haber asesinado al antiguo rey persa y padre de Xerxes (Rodrigo Santoro). Gracias a estas acciones entendemos el odio de Xerxes por Grecia y su sed de destruir todo a su paso. La línea de esta historia ocurre paralela a la de 300: mientras que Xerxes pelea en las Termópilas con el ejército de Esparta, Temistocles debe enfrentarse a la mano derecha de Xerxes, la terrible y seductora Artemisia (Eva Green). De esta forma, 300: El origen de un imperio se ubica, narrativamente hablando, antes, durante y después de la batalla que todos presenciamos en 300. Más allá de ser una “secuela”, es como una película que acompaña a la original, complementando la historia y dándonos otro punto de vista más interesante de todo el conflicto entre persas y griegos. El film no sólo desarrolla en profundidad cuestiones como el nacimiento de Xerxes, también ahonda en las consecuencias que la batalla de las Termópilas tuvo para toda Grecia. Gracias a esto, entendemos por qué Esparta va a luchar sola contra Xerxes y como su sacrificio unió a toda Grecia en la lucha contra los persas.

    Lejos de querer ser una imitación de su antecesora, 300: El origen de un imperio se separa narrativa y estéticamente hablando de la película de los espartanos. Esta historia es mucho más terrenal y política que la anterior. De hecho, mientras que en 300 hay Oráculos, Xerxes se pinta como un dios y los persas traen consigo criaturas sobrenaturales, en 300: El origen de un imperio se desmitifica por completo la figura de Xerxes, careciendo de todo el ropaje mitológico que la narración anterior tenía. Esta nueva entrega es mucho más violenta, con más sangre, decapitaciones, desmembramientos y demás. Las peleas son más grandes, las coreografías más elaboradas, muy lejos de la puesta en escena austera de 300, este nuevo film es más pomposo  gracias a que casi todo se desarrolla entre barcos y grandes ciudades siendo destrozadas lo cual es un gran acierto. A pesar de eso, cierta puesta en escena se mantiene para no romper de todo el código que la saga traía (muchos planos secuencia, cámara lenta, música épica y demás). Aunque el director de esta nueva entrega (Noam Murro) se estrena en este género, la calidad de la película se mantiene por ser la producción de la misma a cargo de su antiguo director Zack Snyder. Lo mismo sucede con el guión que corre por cuenta de Snyder y Kurt Johnstad, ambos responsables de escribir 300. Sin duda alguna, no defraudará a los fans: valió la pena la espera.

    Lo mejor
    : Eva Green con su papel pasa a ser una de las mejores antagonistas del cine contemporáneo. El hilo narrativo de la historia y cómo se une con 300. Las diferencias visuales y narrativas que la hacen mantener el espíritu de su predecesora y al mismo tiempo ser diferente.

    Lo malo: A pesar de su buen desempeño, Temistocles no llega a estar a la altura de Leonidas como protagonista épico. La sangre se ve muy falsa, por momentos parece una película de Tarantino (y no en el buen sentido). El 3D es casi inexistente.

    Veredicto: 300: El origen de un imperio es una digna sucesora de 300. Contiene todos los elementos de su predecesora y de cualquier mito griego (batallas y personajes épicos, acción, sangre, sexo y venganza). Si 300 es un 5/5, 300 el origen de un imperio tiene un 4/5.