<
¡Regístrate ahora! Login Password

Estación Inalambrica Radio

<

No te engoriles<

Videoteca


lasso - sin otro sentido (video oficial)

Buzz News

  • La Primera Edición del Hop Festival Venezuela llega a la Plaza Alfredo Sadel del 11 al 13 de noviembre
  • La Real Academia debuta con el EP Fundada en 1988
  • Zombies NO presenta el incisivo videoclip de Biometría en la Granja
  • Se celebró el Festival de Jazz del Hatillo a través de la #LaRutaPampero
  • Willbert Álvarez lanza nuevo videoclip Billetes a Ultramar”
  • Reyes Lanza el video clip de Sra María Rosa
  • Regresan los Premios Union Rock Show en su sexta edición
  • Boston Rex incursiona en el mundo del cine
  • TALLER DE PERIODISMO MUSICAL Biblioteca Los Palos Grandes
  • La Abuela Disco lanza oficialmente Generador


  • <
    Estación Inalambrica Radio<



    TV y Cine

    (Crítica) Iron Man 3: Cuando los héroes deben madurar

    29 de Abril de 2013, 03:16 am



    Tony Stark es el antihéroe favorito de todos. No posee las complejidades de Hulk, mucho menos el mal karma de Spiderman, no es demasiado bueno como Capitán Américay dista mucho de ser un Dios rebelde como Thor.Iron Man es lo que cualquiera de nosotros sería si estuviese en su posición de hombre poderoso y con infinito carisma: un tipo irresponsable, hedonista, presumido y que hace todo lo que le da la gana. Es el único héroe que no le importa revelar su identidad públicamente y que encima puede luchar por la justicia sin renunciar a su vida personal. Por si fuera poco, es encarnado por un actor que, técnicamente, hace el papel de sí mismo: Robert Downey Jr. A pesar de esto, sus películas nunca han sacado el máximo potencial de su protagonista, siendo films buenos, pero sin llegar a ser épicos. Por suerte, Iron Man 3 dista mucho de sus predecesoras.

    La película comienza con un flashbackdonde conocemos a Aldrich Killiam (Guy Pierce), un científico nerd y tullido que desea trabajar con Tony Stark y que lo acosa mientras que nuestro héroe sólo quiere liarse con Maya Hansen (Rebecca Hall), una hermosa botánica que descubre como codificar el ADN para que este se regenere. Al final de la noche, Stark logra deshacerse de Killiam y se acuesta con Maya, para luego desaparecer al día siguiente dejándolos heridos a ambos, creando así a los monstruos que buscarán vengarse de él años después. En el presente vemos a un Stark atormentado por lo que ocurrió en The Avengers, dicho encuentro lo obligó a darse cuenta de su fragilidad al ser el más vulnerable del equipo (supongo que Black Widow y Hawkeye no les molesta esto, pero eso es otro tema). Stark lleva días sin dormir, obsesionado en crear modelos de su traje para estar preparado en caso de cualquier eventualidad. En paralelo, un terrorista conocido como El Mandarín (Ben Kingsley)tiene a Estados Unidos en vilo realizando ataques explosivos por doquier, Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) está molesta con su novio por su obsesión con el trabajo y conocemos a un Killiam realoadedsediento de venganza por la humillación recibida en el pasado. En pocas palabras: todo está mal.

    Tal como el tráiler anuncia, en Iron Man 3  asistimos a la caída de Tony Stark y la destrucción por completo de su vida profesional y sentimental.  La película conserva el humor y la acción de sus predecesoras, pero profundiza en la psicología de Tony Stark como ninguna otra, dotándolo de cierta sensibilidad y sentido de culpa. Vemos a un Stark sin traje, magullado, con ataques de ansiedad, siendo ayudado por un niño (metáfora de sí mismo) en un pueblo fantasma. Siempre está en desventaja al enfrentarse a sus enemigos y pasa casi toda la película sin traje, venciendo los conflictos con su ingenio y regresando a un enfoque más consciente de su condición de héroe. Parte del acierto de la película se debe a su director y guionista Shane Black, creador de la pareja de Lethal Weapon y Kiss Kiss Bang Bang, su humor inteligente y sus secuencias de acción llenas de adrenalina y comedia calzan perfectamente con el tono al estilo comic del film. Sin duda alguna, es la mejor película de la trilogía de Iron Man.

    Lo mejor:
    la actuación de Rober Downey Jr. y Guy Pierce: por fin hay un malo que da la talla. El humor negro de la película. El segmento típico de Marvel después de los créditos. Como se burla y desmonta todos los clichés de la política de los Estados Unidos.

    Lo malo: Si no viste The Avengers, estarás completamente perdido con la crisis actual de Tony Stark. Es mayor el tiempo que vemos la armadura nueva rota o mal funcionando que luciendo sus capacidades. El 3D no es gran cosa.

    Veredicto:
    The Avengers subió la barra de todas las películas que Marvel tendrá que hacer a continuación. Iron Man 3 logró la difícil tarea de estar a la altura. Su puesta en escena de acción clásica y comedia, junto con la profundidad de su personaje le inyectó nueva vida a la saga. Si The Avengers es un 5/5, Iron Man 3tiene 4.5/5.