<
¡Regístrate ahora! Login Password

Estación Inalambrica Radio

<

Estación Inalambrica Radio<

Videoteca


corrientes - lebronch

Buzz News

  • La Primera Edición del Hop Festival Venezuela llega a la Plaza Alfredo Sadel del 11 al 13 de noviembre
  • La Real Academia debuta con el EP Fundada en 1988
  • Zombies NO presenta el incisivo videoclip de Biometría en la Granja
  • Se celebró el Festival de Jazz del Hatillo a través de la #LaRutaPampero
  • Willbert Álvarez lanza nuevo videoclip Billetes a Ultramar”
  • Reyes Lanza el video clip de Sra María Rosa
  • Regresan los Premios Union Rock Show en su sexta edición
  • Boston Rex incursiona en el mundo del cine
  • TALLER DE PERIODISMO MUSICAL Biblioteca Los Palos Grandes
  • La Abuela Disco lanza oficialmente Generador


  • Toolbar de OidosSucios.Com
    <
    Estación Inalambrica Radio<



    TV y Cine

    (Crítica) “Grown Ups 2”: Cuando la formula funciona a medias

    03 de Septiembre de 2013, 01:28 am



    Para bien o para mal, Adam Sandler es uno de los realizadores más prolíficos del cine comercial. A sus 47 años se ha destacado por actuar y producir más de 40 películas, una continuidad que sólo podría compararse con la de Woody Allen (salvando las distancias, claro está). Aunque no todos sus films han sido un éxito comercial, por trabajar con un presupuesto moderado y entre amigos, Sandler consiguió cierta fórmula que le ha funcionado para sacar una película al año, recaudar algo de dinero y seguir adelante.A pesar de venir de un par de trabajos terribles (Jack and Jill y That´s my Boy), su nuevo largometraje pinta como una suerte de resurrección. Por tratarse de la secuela de una cinta que recaudó una buena cifra en el 2010, Grown Ups 2 podría tener la inversión asegurada. Contrario a lo que podría pensarse, Sandler no repite la fórmula de la primera entrega, teniendo como resultado una película entretenida y que logra sostenerse por sí misma distanciándose de su predecesora, pero sin llegar a ser de lo mejor del realizador.

    Grown Ups 2 toma (casi) los mismos personajes de la primera parte, pero su trama difiere por completo de su precuela. Haciendo algo de memoria, Grown Ups iba de varios cuarentones casados y con hijos que se van con sus familias a pasar vacaciones, desarrollando varias situaciones de comedia física al mejor estilo Chevy Chase. Su secuela se traslada al hogar de sus protagonistas Lenny Feder (Adam Sandler), Eric Lamonsoff (Kevin James), Kurt McKenzie (Chris Rock) y David Spade (Marcus Higgins), enseñándonos cómo conviven con el pequeño pueblo en el que hacen vida, su relación con sus hijos y sus esposas. La historia se desarrolla en el último día de clases del colegio y el comienzo del verano, pero sin ningún tipo de viaje o acción central. De hecho, establecer un hilo narrativo sería complicado ya que toda la película se basa en pequeños sketchs de comedia física que se resuelven en pocos minutos y que nos hacen reír. No hay ningún conflicto fuerte, sólo situaciones jocosas. Más allá de esto, lo que realmente sostiene la historia son las intervenciones de los personajes secundarios (todos reciclados de la filmografía de Sandler) y las actuaciones espontáneas de los chicos: son ellos los que hacen que la película funcione a fuerza de un Sandler y amigos repetidos.

    Adam Sandler debería comenzar a tomar riesgos. Si bien es cierto que ha conseguido cierta fórmula para ser rentable en cartelera (comedia física tonta + alguna chica linda + amigos comediantes), eventualmente nos cansaremos de verlo en el mismo papel de “tonto/inocente, pero carismático”. Muchos nos sabemos de memoria su rutina lo cual puede ser mortal para cualquier comediante. Grown Ups 2 se salva en la raya, aunque sería terrible que la transformen en franquicia... Eso podría ser el fin de su carrera: Adam Sandler repitiéndose a sí mismo pero en plan secuela, como espejos que se repiten una y otra vez hasta el infinito. Menuda pesadilla.

    Lo mejor:
    Salma Hayek sigue estando de infarto. La mayoría de los sketchs están bien logrados. La fiesta temática del final hace que la entrada valga la pena. Los cameos de varios personajes secundarios de toda la filmografía de Adam Sandler.

    Lo malo: La ausencia de Rob Schneider, sus personajes son lo más divertido del mundo. La leve intervención de la gente de The Lonely Island pudo haber sido épica y se diluyó por completo. Su falta de hilo narrativo.

    Veredicto:
    Dentro de la filmografía de Adam Sandler, Grown Ups 2 se salva del purgatorio. Es una película para pasar el rato y ya, nada del otro mundo. Siendo Happy Gilmore un 5/5 y Una esposa de mentira un 4/5, Grown Ups 2 se lleva un 3/5.