<
¡Regístrate ahora! Login Password

Estación Inalambrica Radio

<

No te engoriles<

Videoteca


rey dinero - arkángel

Buzz News

  • La Primera Edición del Hop Festival Venezuela llega a la Plaza Alfredo Sadel del 11 al 13 de noviembre
  • La Real Academia debuta con el EP Fundada en 1988
  • Zombies NO presenta el incisivo videoclip de Biometría en la Granja
  • Se celebró el Festival de Jazz del Hatillo a través de la #LaRutaPampero
  • Willbert Álvarez lanza nuevo videoclip Billetes a Ultramar”
  • Reyes Lanza el video clip de Sra María Rosa
  • Regresan los Premios Union Rock Show en su sexta edición
  • Boston Rex incursiona en el mundo del cine
  • TALLER DE PERIODISMO MUSICAL Biblioteca Los Palos Grandes
  • La Abuela Disco lanza oficialmente Generador


  • Toolbar de OidosSucios.Com
    <
    Estación Inalambrica Radio<



    TV y Cine
    Perdida: el terror de vivir en pareja

    Perdida: el terror de vivir en pareja

    28 de Diciembre de 2014, 01:15 am


    ¿Quéhace que un Director de cine sobresalga de sus contemporáneos y se transforme en uno de culto?: tener una visión estética y narrativa única. Se dice fácil, pero tener ese sello personal a la hora de tomar la cámara para contar una historia es lo más complicado del mundo. En el cine la violencia no es igual después de Tarantino ni las relaciones humanas luego de Woody Allen. Han existido miles de directores en la historia del séptimo arte, pero sólo un puñado ha logrado esparcir sus influencias en otros realizadores y cautivar al público. Entre los niños genios del cine contemporáneo debemos incluir, sin lugar a dudas, a David Fincher. Un tipo que sin formación académica se labróuna carrera en el mundo de la publicidad y los videoclips, rodando sin parar, hasta abrirse paso en la pantalla grande. Su primera incursión en el cine fue con la tercera entrega de una franquicia enorme: Alien. Una excelente carta de presentación, pero no sería hasta sus siguientes películas (Seven y Fight Club) donde se forjaría su estética y se transformaría en un Director de culto. Hasta la peor película de Fincher tiene algo que nos llama la atención y eso es algo de lo que pocos realizadores pueden ufanarse. Su nueva película Perdida (Gone Girl) es una suerte de mix de todo lo que habíamos visto de él hasta hoy, transformándose en uno de sus mejores largometrajes.

     

    Basada en la novela homónima de Gillian Flynn, Perdida comienza con la desaparición de la esposa de Nick Dunne (Ben Affleck) en el quinto aniversario de su matrimonio. La cosa toma proporciones épicas al vivir ambos en un pueblo pequeño y al ser su esposa Amy (Rosamund Pike) una figura pública y querida por todos. Nick pide ayuda a las autoridades pertinentes, quienes revisan su apartamento y confirman su temor: Amy probablemente fue secuestrada. Desde ese momento comienza la búsqueda de la esposa de Nick por todos lados y a recaer sobre él las sospechas de haberla asesinado. Mientras esto ocurre, asistimos en paralelo a través del diario de Amy a los inicios de su relación con Nick, desde el idilio de las primeras citas hasta las complicaciones que sufrieron como esposos. Asíse desarrolla una historia en presente y pasado donde el espectador intenta armar el rompecabezas de la relación de Nick y Amy donde nada es lo que parece. Gracias a las vuelta de tuerca de la historia, el manejo magistral del suspenso y su humor negro, sus más de 2 horas de duración pasan en un abrir y cerrar de ojos mientras nos comemos las uñas al borde del asiento entre risas incómodas y la incertidumbre de no saber a dónde va la historia.

     

    En Perdida podemos apreciar todo lo mejor de la carrera de Fincher, siendo esta su película menos arriesgada, pero al mismo tiempo la más personal a nivel estético y narrativo. En su metraje nos conseguimos con el humor ácido y cargado de crítica social de Fight Club, la narración diacrónica y a dos voces de The Social Network, las vueltas de tuerca de The Game, secuencias de suspenso tan rudas como Panic Room, un tratamiento visual espectacular como La chica del dragón tatuado y toda la perversidad de Seven (sí, estoy dejando por fuera El extraño caso de Benjamín Buttom por ser su peor film y donde menos se puede ver su personalidad). El resultado es una mezcla casi perfecta donde podemos disfrutar lo mejor de todo Fincher, algo parecido a lo que fue Bastardos sin gloria para Tarantino. A pesar de esto, Perdida no es una película para todo el mundo. Más alláde su extensa duración o su humor, la historia que cuenta no es fácil de digerir para una audiencia acostumbrada a un cine más complaciente. Para los amantes de Fincher, Perdida seráuna delicia, aunque al finalizar la proyección salgamos de la sala asustados por el futuro de nuestra vida en pareja.

     

    Lo mejor: La actuación de Rosamund Pike. Las vueltas de tuerca de la historia. Su humor negro y sutil. La cara de tonto de Ben Affleck durante toda la película. La fotografía y montaje -como todas las películas de Fincher- metiéndole veneno a la historia. El papel de Neil Patrick Harris.

     

    Lo malo: la música de Trent Reznor pasa por debajo de la mesa, nada que ver con sus trabajos anteriores (The Social Network y La chica del dragón tatuado). Después de verla no vas a querer casarte o tener una pareja estable.

     

    Veredicto: Perdida es una obra totalizadora dentro de la filmografía de Fincher. Es una película extremadamente perversa e inteligente, sus protagonistas te cautivan desde el primer plano, su guión tiene vueltas de tuerca alucinantes. De lo mejor del año y de Fincher. Le doy 4.5/5.